En éstas tardes de verano, no me digáis que no  apetece una riquísima y fresquísima Piña Colada? En éste caso, como es para compartir con los enanos de la casa la hemos elaborado sin ron…  ¡claro!.

Yo tuve la gran suerte de que me ayudaran mis hijas pequeñas y mis sobrinas y claro, gracias a ellas no tardamos en prepararla nada de nada…

Sólo necesitáis:

– Una Piña en su punto… Esto lo sabréis, si cuando cogéis la piña tiráis de una de sus hojas centrales y os quedáis con ella fácilmente en la mano. Ese truco no falla. 🙂

– Un bote de Crema de Coco “Goya” o cualquier otra marca de 425 grs. También sirve con leche de coco.

– Azúcar moreno (al gusto) o blanquilla o edulcorante si se prefiere.

– Mucho hielo y hielo picado para servir.

1.- Pelamos la piña. Nosotros lo hicimos con un pelador de piña, que la verdad es que es muy práctico y rápido porque salen las rodajas limpias en un santiamén. Y de ésta manera podemos utilizar la cáscara de la Piña como recipiente para presentarlo, que queda súper chulo.

las enanas limpiando la piña.

Paula y Jimena limpiando la piña.

2.- Después pusimos la piña en la Thermomix (vale cualquier otro robot o batidora), añadimos 3/4 partes de la crema de coco y hielo “a ojo”. Trituramos bien durante unos segundos hasta que comprobamos que está todo batido y muy bien ligado.

3.- Probamos y rectificamos con agua fría si hubiese quedado muy espeso y azúcar al gusto.

4.- Decoramos el borde de los vasos, mojándolos con agua y luego en azúcar.

5.- Añadimos hielo picado en los vasos o copas y servimos la Piña Colada fresquita.

Ya veréis que está muy, pero que muy rica. A los niños les encanta y es una fácil alternativa al rico granizado de Limón o a la fantástica Horchata. “En la variedad está el gusto”.

Piña Colada, verano, piscina, postres, niños, infantil, bebidas, batidos, playa, tardes, cocina,

Piña Colada SIN alcohol

¡Animaros a hacerla una de éstar tardes…! Ya me contaréis…

Mmmmmmmmmmmmmm….!!!!