Aquí en Madrid ya han comenzado las vacaciones escolares… ¡Por fin! Por que yo soy de esas madres “blandurrias” que estoy deseando que lleguen y les den a los chavales un poquito de tregua. La verdad… ¡Que vaya caña que les dan!

Aunque ya llego también al límite, todavía nos quedan unos días geniales para disfrutar de éstos días de Pascua y de sus tradicionales recetas. Así que hoy os traigo la receta del clásico Potaje de Vigilia o Potaje de Bacalao, Garbanzos y Espinacas.

 

Potaje de garbanzos, bacalo y espinacas

Potaje de garbanzos, espinacas y bacalo

 

Típico de éstas fechas, cuando antiguamente se “prohibía” comer carne en la época de cuaresma y se buscaban otras opciones de proteínas para el cuerpo.

Ésta receta  no la he sacado de ningún sitio, de verdad. Sólo unos datos dados “de palabra” por mi mami el otro día y mi intuición de modesta cocinera. Todo hay que decirlo, mi madre lo borda… 🙂

Además os diré que para hacerlo fácil y rápido lo hice con garbanzos “de bote”. Yo utilicé espinaca fresca, que herví en agua pero es igual hacerlo con espinaca congelada. Así, más rápido todavía. Lo haréis en un santiamén. Se os pasará el tiempo volando, como el de las ansiadas vacaciones. Que cuando queremos darnos cuenta ya estamos otra vez en el cole…

 

Potaje de vigilia.

Potaje de cuaresma.

 

– POTAJE DE VIGILIA:

Para 8 pers:

Ingredientes:

  • 500 grs de espinacas frescas o congeladas.
  • 800 grs de garbanzos en bote de cristal.
  • 2 lomos de bacalo, limpio, desalado y congelado.
  • 3 huevos.
  • 1 cebolla.
  • 1 cabeza de ajos.
  • 2 cucharadas de pimentón dulce.
  • 1,5 l de caldo de verduras + 1/2 l del caldo de cocer las espicacas.
  • 1 rebanada de pan, si es duro no importa.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

 

Potaje típico de Semana Santa

Potaje típico de Semana Santa.

 

1.- Cocemos los huevos en una cazuela 10 minutos. Tienen que ser huevos duros. Reservamos.

2.- Lavamos las espinacas y en una cacerola cocemos las espicacas en abundante agua y sal hasta que vemos que están blandas. Escurrimos.  Se quedan en nada. Rehogamos en una sartén con un poquito de aceite de oliva y 2 dientes de ajo fileteados. Reservamos.

Reservamos el caldo.

3.- Picamos la cebolla y la pochamos en una cacerola con un poco de aceite de oliva. A continuación, cuando vemos que la cebolla está pochada añadimos 3 dientes de ajo fileteados y rehogamos un poquito hasta que estén dorados.

Una vez dorados los ajos, añadimos 2 cucharadas de pimentón dulce y lo rehogamos un poco con cuidado de que nos se nos queme.

4.- Lavamos los garbanzos con un chorro de agua fría, los escurrimos y los añadimos junto con las espinacas,  al sofrito de la cebolla el ajo y el pimentón y le damos unas vueltas.

5.- Añadimos a la cacerola el caldo de verduras y el de espinacas y dejamos que cueza a fuego lento durante media hora aproximadamente.

6.- Cuando lleva 15 minutos de cocción añadimos el bacalao en trocitos.

7.- Freímos una rebanada de pan. La ponemos en un mortero con un ajo frito, una yema de huevo duro y una cucharadita de pimentón y un poquito de caldo. Lo machacamos y lo añadimos a la cacerola.

8.- Añadimos el resto de los huevos picados. Yo reservé un huevo para decorar los platos. También reservé un poquito de bacalao que hice a la plancha con ajitos para coronar el potaje.

9.- Una vez pasado el tiempo de cocción probamos y comprobamos que los garbanzos estén perfectos y el punto de sal. Añadimos si fuera necesaria, pero cuidado con la sal, que el  bacalao ya se sabe…

10.- Servimos bien calentito.

 

Potaje de vigilia.

 

Potaje de Cuaresma.

 

Comida tradicional de Semana Santa

 

Ya sabéis, disfrutar mucho de éstos días de Pascua, descanso y primavera. Y comer fenomenal, sobre todo un potaje como éste y muchas, muchas Torrijas.

¡Mmmmmmmm….!