El otro día una amiga mía, fan de “mi” tarta de yema, me encargó una para su madre, golosa empedernida y a la que también apasionan los buenos dulces 😉 . El caso es que me dio hasta un poco de envidia. Así que decidí hacer dos y quedarnos en casa con una, así tendría …