Ya os he contado en alguna ocasión que desde hace años, bastantes años,  en mi casa celebramos Halloween… Cuando aún era muy difícil encontrar decoraciones de calabazas, brujas y calaveras…  nosotros ya nos las ingeniábamos y aprovechábamos ésta fiesta para reunirnos y disfrutarla con la familia y los amigos. Claro, que mis hijas, sobrinos y demás niños muy, muy queridos eran unos pequeñajos. Ahora que son mayores las fiestas las tienen ellos… 🙂

Aún así, seguimos decorando la casa. Menos, muchísimo menos…  pero aún así Valeria y yo ésta semana le dimos un toque a nuestro salón.

 

Decoración Halloween

 

 

Decoración Halloween

 

 

Y yo, éste año he querido volver a nuestras tradiciones. Las que he vivido en mi casa desde pequeña, con mi familia. Cuando llegaban éstos días mi madre se metía en la cocina y hacía buñuelos para un regimiento y los rellenaba de un montón de sabores… A nosotros en aquella época el buñuelo de boniato no lo veíamos mucho la verdad pero algún infiltrado había en las mega bandejas de tan tradicional dulce.

Devorábamos los de nata, crema pastelera y chocolate. Así que, esos son los que he hecho yo para éstos días y para todos vosotros. Además de unos de castaña que a mí me encantan y que también su sabor me traslada a aquellos años. Me trae el recuerdo de asar las castañas que comprábamos el sábado por la mañana en el mercadillo. Las cortábamos con la raja necesaria y las asábamos con paciencia infinita en la chimenea… Mmmmmm… De verdad, mmmmmmmm. Creo que a esto se le llama nostalgia.

Así que allá voy, os cuento cómo he hecho yo éstos exquisitos “Buñuelos de Viento”.

 

Buñuelos de viento

 

– BUÑUELOS DE VIENTO:

60-70 buñuelos aprox.

  • 250 gr de agua.
  • 100 grs de mantequilla fría en cubitos.
  • 5 grs de sal.
  • 5 grs de azúcar.
  • 150 grs de harina.
  • 4 – 5 huevos.
  • Aceite para freir. Yo utilicé aceite de oliva.
  • Azúcar glas para decorar.

1.- En un cazo calentamos el agua, con la mantequilla, la sal y el azúcar, hasta que hierva. Mientras vamos tamizando la harina.

2.- Una vez que comprobamos que se ha fundido toda la mantequilla, fuera del fuego,  echamos la harina de golpe y removemos muy bien con espátula de madera o la de plástico duro. Ligamos muy bien ésta masa. Tiene que formarse una especie de bola.

3.- Volvemos a poner el cazo en el fuego para secar bien la masa, ayudándonos de la espátula y removiendo con fuerza. Ésta “bola” tiene que despegarse totalmente de las paredes de la cacerola.

4.- Pasamos la masa a un bol y ahí vamos incorporando los huevos. De uno en uno, e integrándolos perfectamente en la masa hasta añadir el siguiente. Una vez que hemos integrado los 4 huevos comprobamos el punto de la masa. Cogiendo un poco con la espátula tiene que caer un poco la masa, como si formara una especie de “V”. Si la masa no cae nada incorporamos la yema del quinto huevo y si hiciera falta la clara. Hasta conseguir el punto óptimo.

Éste paso de incorporar los huevos podéis hacerlo con la amasadora y la “K” a baja velocidad.

Hay quien deja reposar la masa aproximadamente una hora. Yo no lo hice, la verdad…

5.- En una sartén alta o “Wok”,  calentamos el aceite y con éste NO muy caliente, vamos añadiendo bolitas pequeñas, de 2 cm aproximadamente. Podéis ayudaron con dos cucharillas y hacerlo con mucho cuidado de no quemaros. Ir echando las bolitas una al lado de otra, teniendo en cuenta que se irán inflando y doblarán su volumen.

Cuando ésto ocurra y los buñuelos adquieran un bonito color dorado, retiramos con espumadera y dejamos que escurran el aceite sobre una rejilla. Dejamos enfriar.

6.- Con una tijera o con la punta de una boquilla hacemos pequeños agujeros por donde rellenaremos las buñuelos.

 

Buñuelos de viento

 

Mientras prepararemos las cremas para los rellenos:

– CREMA PASTELERA:

  •  500 ml de leche.
  • 1 vaina de vainilla ó ralladura de limón o naranja. Yo la hice de vainilla.
  • 120 grs de azúcar.
  • 50 grs de maizena.
  • 4 yemas de huevo.

1.- En un cazo calentamos la leche con la mitad del azúcar (60 grs) y la vaina de vainilla que hemos abierto previamente y extraído las semillas. Dejamos infusionar unos minutos.

2.- En un bol, blanqueamos las yemas, con el resto del azúcar y la maizena.

3.- Cuando la mezcla de leche está templada, la colamos y la vertemos sobre la mezcla de las yemas removiendo muy bien.

4.- Volvemos a echar ya todo mezclado en el cazo y cocemos a fuego medio sin dejar de remover con la espátula. Ésta preparación tiene que alcanzar los 84º. Una vez tenemos el punto exacto de la cocción lo pasamos a un bol frío para evitar así que alcance más temperatura. Tapamos la crema pastelera con un film “a piel”. Dejamos que se enfríe, unos minutos fuera y luego a la nevera.

5.- Una vez fría la crema, preparamos una manga pastelera con una boquilla del 6 aprox, y vamos rellenando los buñuelos con cuidado de que no se salga la crema.

 

 

Buñuelos de viento

 

 

– CREMA DE CHOCOLATE:

  • 80 grs de crema pastelera.
  • 115 grs de chocolate negro.
  • 230 grs de nata semi-montada (sin azúcar).

1.- Semi montamos la nata. Para esto hay que dejar la nata un pelín “floja”.

2.- En un bol fundimos el chocolate o “al baño María” o al microondas. Yo suelo hacerlo en éste último y para asegurarme de que no se me queme, ya os he contado que suelo hacerlo en la función de descongelación poco a poco.

3.- Pesamos 80 grs de la crema pastelera que hemos hecho anteriormente. Añadimos un poco en el chocolate fundido y mezclamos bien. Poco a poco añadimos el resto.

4.- Añadimos un poco de la nata sobre la mezcla del chocolate y mezclamos bien. Incorporamos el resto de la nata sobre el chocolate y volvemos a mezclar muy bien con la espátula.

5.- Preparamos la manga con la boquilla para rellenar las bolitas.

 

Buñuelos de viento

 

 

Buñuelos de viento

 

– NATA MONTADA O CREMA CHANTILLY:

  • 300 grs de nata líquida para montar.
  • 30 grs de azúcar glas.

1.- Vertemos la nata muy fría en el bol del robot. Añadimos el azúcar tamizado y batimos con varillas, a máxima velocidad hasta alcanzar el punto deseado. ¡Cuidado que no se corte!

2.- Preparamos manga y boquilla para empezar a rellenar.

 

– RELLENO DE CASTAÑA:

  • Crema de castaña dulce (Hero, Bonne Maman…) Yo utilicé ésta última.
  • Nata montada (Opcional)

1.- Éste relleno tal cual… Del bote al buñuelo.  Pero si prefieres la crema un pelín más suave puedes mezclarla con un poquito de nata montada. Si te apetece hacer tú mismo la crema de castañas me lo dices y te cuento cómo hacerla… 😉

 

Buñuelos de viento

 

 

Una vez rellenos todos los buñuelos con los distintos sabores, espolvoreamos por encima azúcar glas; ayudándonos de un colador finito.

 

Buñuelos de viento

 

Cuenta la leyenda que los “buñueleros” más supersticiosos ponen una ramita de laurel cerca del fuego para atraer la buena suerte y marcan la masa con una cruz para que los buñuelos salgan bien…

 

 

Buñuelos de viento

 

 

Buñuelos de viento

 

Un poco de su historia:

Los primeros buñuelos fueron elaborados por los judíos sefardíes en el siglo X para celebrar la Janucá. Ellos los denominaban Bimuelos. Más tarde los cristianos los adaptarían a su dieta y los incorporarían como dulce típico en la celebración de Todos los Santos. Hoy en día su fama sigue intacta y en todas las pastelerías elaboran éstas jugosas pelotitas.  Reciben el apellido de “viento” porque al hincharse cuando se fríen, su interior es hueco, solo tienen aire.

Junto con los Huesos de Santo, los Buñuelos de Viento son los dulces típicos en nuestro país en ésta época del año.

 

Buñuelos de viento

 

 

Buñuelos de viento

 

Con ésta receta os saldrán alrededor de 60-70 buñuelos. Disfrutarlos, compartirlos y tener en cuenta que su conservación es de 2-4 días en nevera.

Espero que os animéis a hacerlos y os encanten como nosotras. Yo se los dedico a todas esas personas que han llenado mi vida, que he querido con locura pero que por desgracia ya no están aquí.

¡Feliz Día de Todos los Santos!

¡Mil gracias!

Mmmmmmm…